Cavilaciones de un porteño N°4

Feb 10, 2021 | Cavilaciones

Cavilaciones de un porteño

Febrero – 10 – 2021

 Ya sacamos la primera hoja del calendario, y el tiempo avanza inmutable entre el sol abrazador de la tarde que seca con presteza la humedad dejada por la neblina de la alborada. El  crepitar de las calaminas en los techos y el murmullo   que sube desde el plan ilustran mis reflexiones…

Bote Salvavidas

(5/5)

Han capeado cientos de temporales, han sorteado las olas más peligrosas bajo la lluvia y contra el viento para salvar a la gente de mar en riesgo; paradojalmente, hoy sienten la amenaza de naufragar en tierra; nos referimos a la complicada crisis económica que afronta el tradicional Cuerpo de Voluntarios del  Bote Salvavidas de Valparaíso. La institución, con más de 90 años, está formada por voluntarios que acuden a auxiliar a personas y embarcaciones, tanto en la costa como mar adentro. Su principal fuente de financiamiento, el restaurante del Bote Salvavidas carece de los ingresos necesarios como efecto de la pandemia.

No cuentan con aporte alguno de parte del Estado, por lo que han implementado una campaña  de donaciones que les posibilite continuar con su altruista   tarea.

La ocasión amerita el esfuerzo de gestionar financiamiento público para su labor. En esta coyuntura urge que se les entreguen los importes por las inversiones que efectuaron en las balsas para el Año Nuevo en el Mar, resorte de la Municipalidad porteña.

Quizás de pie para que se les entregue una subvención específica cuando se agilice y se logre una “Ley de Puertos” que implique que las empresas del sector naviero y portuario tributen en el puerto respectivo. Se requiere una autoridad local jugada por los intereses de la ciudad, sus instituciones y habitantes, que establezca coordinaciones con las demás ciudades puerto para ejercer  fuerza en este sentido.

Nuestro Bote Salvavidas no puede naufragar…

El choclo

(2/5)

Cuando se desgrana el choclo comienza a verse la coronta, y ésta, que sirvió de sustento a los granos de la mazorca, comienza a secarse y a transformarse en un desecho que rueda por el suelo sin utilidad alguna.

Esto sucede en la coalición que llegó el municipio porteño enarbolando la consigna de las manos limpias, mientras  la primera autoridad comunal y su adláteres continúan “haciéndose los de las chacras”.

A poco andar de la elección, la Alcaldía Ciudadana fue alejándose de sus postulados iniciales y comenzaron las disensiones y alejamiento de los impulsores del proyecto que ponía los intereses de Valparaíso en primer lugar, por sobre ambiciones personales de proyección política. De este modo el Pacto Urbano La Matriz -embrión y germen de la Alcaldía ciudadana y de las primeras elecciones primarias-  fue alejándose del edil supremo y su equipo. Para información de primera mano: Rocío Venegas  B.: “Ciudadanos o Políticos. La Traición de Sharp” (Edit. Etnika, 2018).

Entonces, no es de extrañar que personeros de confianza del alcalde fueran retirándose, siendo cuestionados y acosados en su ambiente laboral. Recientemente han saltado a la palestra casos emblemáticos como el de Romina Maragaño, ex dideco y nada menos que la jefa de campaña de Sharp,  quien recurrió a  la Corte de Apelaciones para que se concluya el sumario que la involucra; los Tribunales acogieron el recurso y ordenaron poner término a la brevedad al sumario en comento.

A ello se suman las reiteradas denuncias de dirigentes municipales (Cavilaciones de un Porteño, N° 3) y las constantes quejas de Concejales que oportunamente manifestaron su opinión y molestia al Alcalde; pero, como es habitual, cuando a  él algo no le gusta, da por cerrada la discusión y se retira; tal como el  señor Larraín  apretó el botoncito para salirse de una entrevista que lo incomodaba.

Al margen de las luchas intestinas e intereses del alcalde, lo que preocupa es VALPARAISO, nuestra casa… entonces recuerdo unas sabias palabras escuchadas en la micro O: “sólo el dueño de casa, cuida de verdad su propia casa”…

Ramaditas

(4/5)

Un alivio para su aflictiva situación han logrado los pobladores de Ramaditas, Rocuant, San Roque afectados por el incendio del 24 de Diciembre del 2019 (“Cavilaciones de un porteño”, N°2) Firmaron un acuerdo con autoridades nacionales y regionales para paliar su angustiosa condición. Tres puntos se han acordado con las autoridades: 1°Intendencia les entregará los subsidios de arriendo. 2° El Ministerio de Vivienda apoyará su solicitud de extensión de zona de catástrofe. 3° La DOM, por su parte  sumará personal para acelerar la obtención de los documentos requeridos por los vecinos.

Estos logros, que no constituyen una solución de fondo, sólo mitigan su problema habitacional y se han conseguido luego de movilizaciones que incluyeron levantamiento da barricadas y una protesta barrial… aunque “nadie los invitó a vivir allí”, no corresponde que nuestros vecinos deban recurrir a esos medios para ser atendidos en sus demandas.