Ciudad Puerto

Feb 3, 2021 | Gonzalo Ilabaca, Visiones Ciudadanas

Ciudad Puerto

¿Cuál es la relación de la Ciudad Puerto con el mar?

En urbanismo, la calidad de una ciudad se mide en la calidad de sus espacios públicos. 

El territorio costero de Valparaíso es su espacio público principal, sobretodo porque en su condición topográfica, todo el anfiteatro está volcado sobre el mar, conformando en el plan, su centro social, económico y de servicios, el lugar privilegiado para llegar al mar. 

Todo ese plan es aledaño a su territorio costero y ese territorio costero le pertenece a todos sus habitantes y debe ser diseñado de manera integral con la participación de los actores y disciplinas relevantes que interactúan con y en este territorio costero. Todo esto porque es gracias a ese territorio costero que Valparaíso es lo que es, de ahí viene su riqueza, su historia, su patrimonio, su arquitectura, su identidad, su cultura y su manera única de habitar este anfiteatro y que le valió ser declarado en una parte de su plan Sitio  Patrimonio de la Humanidad. 

Ese diseño integrado del territorio costero se llama el diseño ciudad puerto. En plena revolución industrial y con las naves que podían navegar por el Cabo de Hornos, convirtió a Valparaíso en los inicios de la Republica en el puerto más cerca de Europa. El paso más importante para que ese Valparaíso lograra pasar de una aldea de pescadores por tres siglos durante la colonia española, a ser considerado el Emporio del Pacífico en el Siglo XIX fue justamente el inicio del urbanismo ciudad puerto: ganarle dos cuadras al mar frente a la Cueva del Chivato permitiendo la integración del territorio y la circulación entre el barrio el Almendral y el barrio puerto. Esto significó que la ciudad fuera atractiva para invertir en ella transformando a Valparaíso en una ciudad con potencia y la  más conocida de Chile en el mundo. La construcción del molo de abrigo en el siglo XX vino a dar seguridad urbana a esa gran actividad en el centro del anfiteatro y conforman el paisaje urbano de la ciudad hasta el día de hoy. 

Ambas obras gigantescas son la herencia de sus habitantes al futuro de Valparaíso para el beneficio de todos y no podemos renunciar a ellas. 

¿Cuál es la relación entre la Ciudad, el Puerto y las otras Vocaciones en Vaparaíso?

A raíz del crecimiento del tamaño de los barcos  y toda la infraestructura portuaria que requieren, desde finales del siglo XX todas las ciudades puertos más importantes han debido rediseñar la relación ciudad puerto para que la actividad portuaria no afecte las otras vocaciones de la ciudad y por lo tanto la actividad portuaria pueda ser también sostenible en sí misma. En Valparaíso eso no se ha hecho. Todo lo contrario, el estado creó la EPV en 1997 y le dio la potestad sobre todo el territorio costero entre Caleta El Membrillo y  Caleta Portales y han sido ellos quienes han administrado dicho territorio sin involucrar a los actores relevantes del territorio costero de Valparaíso. 

Ese no diseño integrado y no participación fuerte de la expertiz local han acentuado una decadencia y abandono por parte del estado de la ciudad, generando finalmente peor ciudad y peor puerto. Esto ha significado no cumplir ni la propia Constitución, ni la Ley de Puertos, ni la Ley de Consejo de Monumentos Nacionales, ni la Ley de Medio Ambiente, ni los tratados internacionales ante la ONU en referencia a los derechos humanos ni con la UNESCO en relación al cuidado y preservación del patrimonio cultural ni los derechos a la ciudad y el desarrollo sostenible.

¿Cuáles son las amenazas permanentes para Valparaíso?

 Hoy en día, hay dos barreras que amenazan a Valparaíso: los bosques de pino y eucaliptos en la parte alta de la ciudad que potencian la entrada del fuego por sus quebradas haciendo casi imposible su extinción, peligro en aumento con el cambio climático y el alambre de púa en el borde costero que impiden  a la ciudad y su ciudadanos el uso y libre acceso de su espacio público principal en el centro del anfiteatro. Ese no acceso tiene dos responsables: la EPV y Merval, ambas empresas estatales. Esas dos barreras hacen imposible el resurgimiento y la potenciación de todas las virtudes que posee Valparaíso.

¿Qué te llevó a investigar y a profundizar en personajes sobre paisajes porteños?

Precisamente dos hechos relevantes y simultáneos en relación directa con ambas fronteras: el gran incendio del 2014 y la aparición del diseño del T2 (12 hectáreas de uso industrial portuario) en el centro del anfiteatro, justo frente  a su Sitio Patrimonio de la Humanidad, en el lugar más angosto del plan y justo frente a la Cueva del Chivato, donde comenzó el urbanismo y el diseño ciudad puerto de Valparaíso. 

Desde entonces me fui dando cuenta que al entrevistar a los porteños en referencia al estado de la ciudad todos coincidían en los problemas principales: la basura, los rayados, los perros vagos, el comercio ambulante, la inseguridad. Todos estos problemas son de espacio público. Sin embargo, nadie se refería al alambre de púa que impide llegar al espacio público principal: el mar, nuestra gran riqueza. Eso es debido a que ya desde mediados de los ´70, en dictadura, el borde costero de Valparaíso fue secuestrado por el estado, y el estado olvidó a la ciudad a pesar que los dineros del puerto a raíz del IVA y el impuesto al lujo producto de la abertura comercial de Chile al mundo, llenaban con gran generosidad las arcas fiscales. Desde entonces el porteño se acostumbró a dicha situación de no acceso al mar, generando una “amnesia del mar”, sin darse cuenta que ese alambre de púa es el peor de todos los rayados,  la peor basura, el gran culpable deterioro del espacio publico, y el abandono de los inmuebles, el deterioro de la economía porteña lo que ha generado ese gran aumento de comercio callejero e inseguridad. Todo está relacionado con todo. 

¿Les importa realmente a las autoridades informarse acerca de lo que significa ser una Ciudad Puerto?

También me di cuenta que no sólo los porteños común y corrientes, sino las instituciones, el gobierno regional, la EPV, las autoridades locales del municipio, el congreso y gran parte del mundo académico y naval, prácticamente todos, no tienen idea o no les importa de que es una ciudad puerto y cuales han sido las soluciones que otras ciudades puertos en el mundo han debido encontrar. Entonces estar en una ciudad puerto donde nadie sabe lo que es una ciudad puerto, eso se llama decadencia total. 

¿Es Valparaíso una ciudad vulnerable?

Nos hemos transformado en una ciudad vulnerable y en las crisis económicas, políticas, sociales y ambientales tan frecuentes del mundo actual, los que más sufren son los más vulnerables, en este caso los porteños y la ciudad puerto de Valparaíso. De no resolver pronto el diseño de la ciudad puerto más cuesta arriba se hará la tarea. 

¿Qué significancia tiene ser Patrimonio de la Humanidad para Valparaíso?

Hay que decir que el patrimonio es un recurso, una riqueza frágil, que no es renovable. Una vez que se pierde se pierde para siempre. 

Valparaíso es el único puerto del Pacífico entre el Canal de Panamá y Punta Arenas con un sitio patrimonio de la Humanidad. “Ese patrimonio no es pasivo de la nostalgia sino un activo de la memoria” al decir de Juan Luis Isaza, autor del  categórico Estudio Impacto Patrimonial del T2 sobre el Sitio Patrimonio de la Humanidad donde dice que “ese proyecto tendrá un impacto alto permanente, irreversible y no mitigable”. Por lo tanto, el cuidado del patrimonio, el derecho a la ciudad como derecho principal que conecta  e interliga a todos los otros derechos humanos, el uso socialmente justo y ambientalmente  sustentable del espacio urbano van en total contradicción con el daño irreversible del único proyecto portuario que el Estado le está ofreciendo a Valparaíso. 

Que Chile cumpla con sus propias leyes y sus tratados internacionales es lo menos que se puede pedir, sino de qué desarrollo  le estamos hablando a los chilenos y qué futuro le espera a Valparaíso.

Gonzalo Ilabaca

Artista Pintor

Ciudadano Ilustre de Valparaíso.