PENSAMOS EN GRANDE EL FUTURO DE NUESTRA CIUDAD

Manifiesto

Q

MANIFIESTO

Valparaíso hoy sufre una de las crisis más profundas de su historia, el bienestar social, económico y ambiental requieren ser recuperados por medio del cambio constitucional como también desde el gobierno comunal, teniendo como principal protagonista a la ciudadanía. 

La crisis de legitimidad, se ve expresada no solo en las instituciones, sino también en la cultura política que ha construido a su alero. 

El sectarismo, la demagogia, el clientelismo y el asistencialismo son prácticas que necesitamos cambiar, y aun pese a los intentos arrebatados, seguimos padeciendo día a día, la falta de salud, trabajo y alimento, la escasez de vivienda y hábitat digno, es de espacio común limpio, seguro y justo, para las familias porteñas que, a pesar de ello, con el corazón y orgullo que nos caracteriza, logramos salir adelante. 

Cada uno de los porteños y porteñas, de nacimiento o adoptados por esta irresistible ciudad, somos conscientes de la importancia que tenemos en el desarrollo del país. Nuestro puerto fue un polo de crecimiento de alcance internacional, en donde el nombre de Valparaíso es parte de las leyendas e historias repartidas por los marineros en el mundo entero y que significa hoy la posibilidad cierta de recuperarnos a través de un buen diálogo, para consolidar la ciudad puerto que somos al beneficio de todos y todas.

Nosotros somos gente cordial y solidaria, somos también celosos cuando se trata de resguardar nuestra cultura e idiosincrasia, somos capaces de organizarnos en forma rápida y eficaz ante las distintas adversidades que nos ha tocado vivir. Incendios, terremotos, y otras catástrofes que se vuelven cada vez más cotidianas nos han hecho más fuertes y más resistentes, sin embargo no nos merecemos seguir siendo una ciudad golpeada ni tampoco hacer de la resiliencia una costumbre ciudadana.

Hoy que se nos acerca un proceso electoral en donde nos jugamos los destinos a nivel comunal en la elección de alcalde y concejales, es en este momento en que hacemos un llamado a todos los porteños y porteñas a trabajar en forma conjunta y mancomunada por nuestra ciudad, Valparaíso necesita y merece una mejor condición de vida, recobrar su alma y desarrollar su potencial, es por ello que nos hemos organizado para trabajar con mucha fuerza por nuestro VALPARAISO PRIMERO. 

Valparaíso merece y debe estar Primero. El bienestar de todos quienes vivimos y trabajamos aquí, depende de ello. La gesta ciudadana que generó una vía democrática directa el 2016 a través de las Primarias Ciudadanas no logró cristalizarse como un proyecto comunal de bienestar para todos y todas, quedando como desafío concretar un espíritu político de nueva gestión pública y ciudadana, sin otro interés que el bien de Valparaíso y quienes la habitamos.  

El pueblo porteño y la ciudadanía en su conjunto se ha venido organizando y siendo protagonista de los cambios que Chile y la comuna necesitan, hoy es momento de consolidar nuestra soberanía, es momento que definamos el que hacer de nuestros barrios, cerros y quebradas, es momento de recuperar nuestra ciudad, de trabajar por Valparaíso, Laguna Verde y Placilla como parte esencial de nuestro hogar común, de lograr bienestar social, económico y cultural, hoy más que nunca es nuestro momento, el momento de los ciudadanos y ciudadanas, es momento de ir, antes que nada, por Valparaíso Primero.

Q

CLAUDIO ANDRÉS REYES STEVENS

Hijo de Julia Stevens Morera y Andrés Reyes Barra; ambos profesores normalistas, de larga trayectoria en colegios públicos de los cerros porteños. Claudio vive sus primeros años en calle Newman, a los pies del cerro Cárcel, desde donde camina a diario a sus estudios primarios en la tradicional Escuela N°3, Alemania, en la Avda. Argentina. Prosigue sus estudios en el Liceo Eduardo de la Barra, al que se encamina desde la casa de sus padres situada en el cerro San Juan de Dios. Él es el mayor de los hijos, le siguen cuatro hermanos:  Mauricio, Marcelo, Tatiana y Rodney.

El calor familiar que recibió lo replica como orgulloso padre de dos hijos: Horacio y Joaquín, ambos ya adultos, quienes hoy junto a Daniela,  Renata y Mariella,  constituyen su núcleo familiar cotidiano.

Accidentada trayectoria en la educación superior: a los 17 años ingresa a la Facultad de Diseño y Arquitectura de la Universidad de Valparaíso, donde es sumariado y apartado por protagonizar acciones contra la dictadura. Por similar causa, sólo un año dura su permanencia en la Escuela de Arquitectura de la UCV que también debe abandonar junto a otros compañeros opositores a la dictadura.

Cerradas las puertas de la educación superior en Valparaíso, se va a Santiago para dar continuidad a su carrera en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile. Tampoco fue fácil y expedito su tránsito en esta ocasión, ya que ha de enfrentar sumarios y sanciones por su destacada participación en el estamento estudiantil en oposición a una Rectoría ejecutora de los nefastos designios militares para la Universidad. Se titula de arquitecto el año 1992.

Ya egresado, comienza el ejercicio profesional, con una clara orientación social. Asume la subgerencia técnica de Arquitectura en la “Cooperativa de Viviendas Raúl Silva Henríquez”, fundada por el Cardenal, para otorgar soluciones habitacionales respetables a los pobladores. Con la consigna interior de la dignidad en el espacio habitacional, supervisa la calidad de la urbanización y de las viviendas construidas por la entidad en diversas ciudades, como Concepción, Valdivia, Temuco; y en las comunas metropolitanas de La Florida, Puente Alto, San Bernardo y Estación Central.

Concluida su labor en esta cooperativa, desempeña el ejercicio libre de la profesión en varios ámbitos de la arquitectura: el diseño, la construcción, las tasaciones, asesorías urbanísticas, entre otras disciplinas. Vuelve a residir a la región en 1997. Entre los años 2014 y 2015 cursa el Magíster de Gestión de Proyectos Urbanos Regionales de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Viña del Mar.

En el ámbito gremial se integra a trabajar en el Colegio de Arquitectos de la Región de Valparaíso, presidiendo la Comisión de Desarrollo Urbano, integra varias directivas y asume la presidencia de la Delegación Regional el año 2015 y 2016; en forma paralela asume la vicepresidencia del COSOC, Consejo de la Organizaciones de la Sociedad Civil del municipio de Valparaíso. Se retira de ambas instancias al ser elegido Concejal de Valparaíso el año 2016.

Atendiendo las necesidades de los porteños, y desde los espacios de acción comunitaria, ha destacado su persistente labor en icónicos episodios: tales como la recuperación del borde costero oponiéndose activamente al llamado mall Barón y al T2. De igual forma, compartiendo las demandas de la comunidad de la Escuela Ramón Barros Luco, a través de distintas gestiones apoya comprometidamente la lucha por recuperar este tradicional colegio público; también le cabe destacada contribución en impulsar el trabajo contra la edificación en altura y en el apoyo a la defensa del jardín Pümpin compartiendo el anhelo de los vecinos por consolidar ese espacio verde al servicio de los habitantes.

Luego del gran incendio de abril de 2014 en el cual se quemaron más de 3.000 casas en nuestra ciudad, en conjunto con otros porteños y porteñas, funda el Pacto Urbano La Matriz, con el propósito de instaurar el debate acerca del quehacer de Valparaíso y levantar una serie de propuestas urbanas para el desarrollo de la ciudad. Esta instancia deriva en la decisión de ser partícipe de las elecciones de alcalde y concejales del año 2016, levantando un proceso inédito en nuestro país, denominado las Primeras Primarias Ciudadanas, cuyo objetivo consistía en desarrollar una Alcaldía Ciudadana más cercana a la comunidad y lejos de las prácticas de la política tradicional.

Junto a su colega Daniel Morales, es elegido Concejal en la ciudad de Valparaíso, responsabilidad que asume con entusiasmo como proyección de su trabajo en pro de Valparaíso. A poco andar el alcalde electo se aleja radicalmente del programa y los compromisos asumidos ante la ciudadanía y el conglomerado que lo sustentaba, razón por la que tanto Reyes como Morales se distancian de él y privilegian un trabajo por el genuino interés de Valparaíso y sus ciudadanos.

Valparaíso Primero resume el pensar, sentir y actuar de ambos concejales. Claudio Reyes Stevens asume la tarea de alcanzar la Alcaldía en la convicción que una buena gestión municipal es la clave para sacar a Valparaíso de la postración en que se encuentra y que jamás la primera autoridad comunal ha de anteponer sus intereses y proyecciones políticas al desarrollo y bienestar de la ciudadanía porteña.

En síntesis, Claudio Reyes Stevens es un porteño de nacimiento, sentimiento y acción.

Súmate a la campaña

Tu aporte es fundamental para volver a poner a Valparaíso en primer lugar

    Conoce los ejes de nuestra propuesta para Valparaíso.

    Conversaciones cercanas

    Hablemos sobre las principales iniciativas que Valparaíso necesita.

     

    Únete al diálogo y expón tus ideas.

    Telegram

    Únete al diálogo y expón tus ideas en la aplicación más segura de mensajería, entra al grupo de la ciudad y hablemos sobre las principales iniciativas que Valparaíso necesita.

    Si no tienes el app puedes descargarlo en Google play o app store 

    Visiones Ciudadanas