Valparaíso ciudad puerto del siglo XXI el ABC

Feb 3, 2021 | Visiones Ciudadanas, Gonzalo Ilabaca

Valparaíso ciudad puerto del siglo XXI el ABC

El tema del diseño de la ciudad puerto va a ser el pilar central del Valparaíso Primero, sin importar que  nos digan que el municipio legalmente no tenga ingerencia en el borde costero porque mas allá de eso, ese territorio costero le pertenece a todos los porteños. Y vamos a trabajar para que eso vuelva a ser así. Por eso va  a ser el tema principal porque de esa relación ciudad puerto viene el origen de la riqueza de Valparaíso, su identidad, su historia, el patrimonio que recibimos como herencia y que hemos vivido desde niños y es también el legado que queremos preservar y potenciar para los niños porteños que vengan en el futuro. Ese derecho de proteger y potenciar nuestro patrimonio está en nuestra constitución, en las leyes de chilenas y en los tratados internacionales que Chile ha suscrito  en la ONU y la UNESCO como estado miembro parte. * A eso le llamamos el uso democrático, justo y medioambientalmente sostenible del espacio urbano, del territorio y el maritorio, para mejorar la calidad de vida de todos los porteños. Los porteños no podemos renunciar al mejor destino de nuestro territorio costero.

Un sistema centralista fallido

En nuestra condición de anfiteatro con todo volcado al mar, que va a dar al mar, que su riqueza viene del mar, es inexplicable al día de hoy que todo ese territorio costero lo administre una empresa estatal, con mandato central del estado, preocupada sólo de los intereses portuarios y que no ha sido capaz de involucrar a la ciudad y la experticia local para diseñar en forma consensuada un buen diseño ciudad puerto que potencie todas las vocaciones de Valparaíso: la portuaria, la turística, la patrimonial, la del conocimiento e innovación, el mundo académico, las industrias creativas, la cultural, la de pescadores, entre muchas otras. Luego de dos décadas este sistema centralista ha fallado y al final no hemos logrado tener un mejor puerto ni una mejor ciudad y hoy en dia Valparaíso es una ciudad vulnerable que ante la crisis social, económica, política y ambiental se hace  y se hará aún más vulnerable.

El Desafío del Siglo XXI

Las propias asociaciones ciudades puertos del mundo (a las cuales Valparaíso pertenece como la AIVP y la Rette) hace años se han preocupado que el tamaño de los nuevas naves y la gran infraestructura portuaria que requieren, hacen aún más indispensable el diseño entre la ciudad y su puerto. Muchos puertos del mundo se han reconvertido encontrando el punto medio donde ciudad y puerto se potencien entre sí de manera de llevar desarrollo sostenible a sus habitantes. El desarrollo extractivista con fines sólo económicos sin importar las otras aristas del ser humano  y su hábitat son formas del siglo XX que el mundo actual tiene que dejar atrás. Ese es el desafío del siglo XXI. Y una ciudad y un país subdesarrollado nunca se convertirán en desarrolladas si siguen haciendo lo mismo. 

¿Cómo potenciamos nuestra ciudad?

Vivimos en un mundo globalizado donde las cosas buenas y malas repercuten a nivel mundial. La naturaleza, el planeta tierra nos está diciendo que todo está interconectado por lo que las soluciones tienen que ser integrales, no sectoriales. La mitad de la población mundial vive en ciudades, el 80% de las mercaderías del mundo se mueven por mar, el 80% de la basura de esas ciudades va a parar al mar. Por lo tanto el diseño de las ciudades, el cuidado del mar es el gran desafío del siglo XXI y es también el gran desafío de Valparaíso. Entonces esto no es una cuestión de que siempre hemos sido puerto y que Valparaíso y san Antonio son muy importantes para la economía del país. Si el puerto, que usa el espacio de todos los porteños, no deja riquezas en la ciudad, entonces a la ciudad no le sirve ese puerto. Y la mejor riqueza que ese puerto le debe dejar a la ciudad no es dinero, es el diseño de la ciudad puerto. 

Un Buen Diseño Ciudad Puerto y su Valor Agregado

Es imprescindible seguir siendo puerto y un puerto competitivo, pero más importante es que la ciudad entera se potencie en todas sus vocaciones y todas ellas dependen del mar, del territorio costero, porque ese es y debe ser nuestro valor agregado. Eso queremos: diseño y valor agregado para distribuir riqueza a los porteños, para cuidar nuestro patrimonio y para potenciar la gran riqueza de nuestra ciudad, hoy dormida y en peligro, en una de sus peores crisis. Esto quiere decir que queremos un mejor puerto y una mejor ciudad. El tema en cuestión no es competir con San Antonio, ni tampoco ser el mejor puerto chileno, ni tampoco ser una ciudad turística. Queremos ser la mejor ciudad puerto.

¿Y cómo logramos ser la mejor Ciudad Puerto? 

Buscando alianzas con el estado que nos permita hacer ese diseño en forma conjunta velando por el interés común  de los porteños y no para intereses privados o del propio estado. El Chile que despertó del 2019 tambien quiere eso: justicia social, justicia territorial, desarrollo sostenible. 

Queremos utilizar metodologías de sistemas complejos que actúen con participación fuerte de todos los involucrados  en el territorio costero, que son muchos (portuarios, pescadores, urbanistas, patrimonialistas, turismo, comercio local, marina, mundo académico, ambientalistas, etc.) para buscar aquellas innovaciones estratégicas en todas esas áreas de manera de lograr una visión común del Valparaíso que queremos y estamos seguros que de ahí van a salir soluciones concretas que van a lograr el cambio que queremos. Eso le va a servir a Valparaíso, al estado y a la propia EPV. Ignorar el territorio costero es seguir distribuyendo pobreza.

Las Leyes están a nuestro Favor

Las leyes que nos avalan: la constitución de la republica, la ley de monumentos nacionales, la ley de medio ambiente, la ley de puerto. Y los tratados internacionales con la Unesco y el Sitio de Patrimonio de la Humanidad, y la ONU con los derechos humanos, donde el derecho de la ciudad es el derecho que  conecta e interliga a todos los otros derechos humanos porque es en la ciudad donde se trabaja, vive, estudia, se produce , se relaciona, se sana y se enferma, se vive con el pasado y se proyecta hacia el futuro.  En todas estas instancias se habla del cuidado y resguardo del patrimonio y la cultura como eje esencial y en todas ella se habla del desarrollo sostenible como objetivo intransable.  Debemos saber que el patrimonio es una riqueza frágil, pero es un recurso, un recurso no renovable, que cuando se pierde no se recupera nunca más. No es un pasivo de la nostalgia, es un activo de la memoria. Es riqueza si lo administramos bien. 

Valparaíso es Estratégico

Valparaíso es el único puerto patrimonial entre el Canal de Panamá y Punta Arenas. Tenemos un enorme potencial y hay que despertarlo y ese potencial despertará a su vez al turismo, a la investigación, al mejoramiento del espacio publico, a la economía local, a las inversiones nacionales y extranjeras, a la recuperación del plan de la ciudad y su repoblación, entre otros factores positivos. Es un interconectador que integra. 

Un Patrimonio entre Alambre de Púas

Hoy en día ese patrimonio esta separado de su origen , el mar, por alambre de púas. ¿ que diseño es ese? Cuando vemos que después de 23 años de la creación de la EPV el único proyecto del estado para Valparaíso en materia portuaria es el T2, el cual tendrá un daño irreversible para el patrimonio: ¿De qué sostenibilidad estamos hablando? Si abrimos bien los ojos nos encontraremos con esta realidad: las grúas del puerto son de última generación y atrás esta la ciudad empobrecida, arruinada, abandonada. Hay un desequilibrio. No es culpa del puerto, nos alegramos que la tecnología de punta este en el puerto, pero nos emancipamos del estado que sólo se interesa en recibir los millones de dólares que el puerto le hace llegar a sus arcas fiscales por IVA e impuestos al lujo y ha olvidado a la ciudad con un recurso que nos pertenece a todos los porteños: nuestro territorio costero.

Cuando Se Quiere, Se Puede

Por último hay que decir que ese puerto que generó el Valparaíso del Siglo XIX, su mejor época,  donde fue llamado el Emporio del pacifico se originó gracias al urbanismo que le ganó 2 cuadras al mar. Ese buen uso equitativo del territorio costero permitió a la ciudad a salir adelante, a invertir en ella y a convertirse en pionera a nivel nacional de muchos avances tecnológicos , culturales, industriales, arquitectónicos que han hecho de Valparaíso la ciudad más conocida de Chile en el extranjero. Ese urbanismo es lo que buscamos =diseño integrado del territorio costero, diseño ciudad puerto del Siglo XXI.

La Politiquería de Siempre y la Voluntad Política

Ni Sharp, ni menos las otras administraciones anteriores (todas ellas a favor del T2) se han preocupado de verdad de este asunto. Hay una mesa de Coordinación Ciudad Puerto que la propia comunidad local presionó a las autoridades para que cumplieran la ley de puerto. Se demoró 20 años en implementarla y ¿qué han avanzado en estos dos años? Nada. 

No hay voluntad política y Sharp es parte de esa inercia. ¿Cuál es su discurso?. Que esta en contra del T2, que busca un puerto en armonía con la ciudad y que quiere un muelle de cruceros. Todo eso está bien, pero nosotros queremos más, mucho más. Trabajar en serio y no para la foto.

No basta con decirlo y no hacer nada, se debe presionar al estado para resolver esto a la brevedad y simultáneamente, levantar a la comunidad y darle un espacio, para obligar al estado a actuar eficaz y eficientemente. Gestión, no palabras. Después de cuatro años vemos que el alcalde en ejercicio utiliza el puesto como una plataforma política. Nada más. Y Valparaíso no puede prescindir de una riqueza que nos pertenece a todos.

Gonzalo Ilabaca

Artista Pintor

Ciudadano Ilustre de Valparaíso.