“VALPARAÍSO DIALOGA” LA DEUDA PENDIENTE

Feb 3, 2021 | Claudio Reyes Stevens, Columna

“VALPARAÍSO DIALOGA” LA DEUDA PENDIENTE

El jueves recién pasado, la Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV) realizó el lanzamiento del programa denominado Valparaíso Dialoga, iniciativa que según se presenta sería la instancia para comenzar a discutir -al fin- de manera amplia y abierta a los actores interesados, sobre el desarrollo de la ciudad-puerto rumbo a los 500 años. 

Días antes fui invitado a exponer nuestra postura, en relación a esa temática en el Foro Logístico de Valparaíso (FOLOVAP), comunidad que reúne al mundo relacionado al rubro logístico portuario. En ambos encuentros el concepto recurrente fue la propuesta de generar en forma urgente, una plataforma de diálogo para trabajar mancomunadamente en la conformación de un acuerdo fructífero entre el puerto y la ciudad que lo acoge.  

Sabemos que el puerto es la actividad económica más importante de nuestra ciudad, por lo mismo, creemos firmemente que ésta se debe potenciar y crecer en su capacidad de carga movilizada, que hoy alcanza cerca de 10 millones de toneladas debiendo proyectarse en los próximos años a los 20 millones. Este importante desafío no debiera ser una tarea tan sólo de la EPV, ni tampoco ser abordada como una problemática enfocada exclusivamente desde el transporte, sino que debe corresponder a un esfuerzo que involucre la dimensión urbana, social y cultural, por lo tanto, de la ciudad entera.

Saludamos la iniciativa de EPV de levantar este diálogo ciudadano, pero sentimos que ha faltado un elemento relevante en el inicio de éste, y que es la presencia activa del municipio, el cual hace muy poco aprobó un Plan de Desarrollo Comunal (PLADECO) el que   coincidentemente, también ostenta la carencia de un actor importante, evidenciada en la ausencia general del mundo relacionado con el desarrollo portuario y su relación intrínseca, con la ciudad. Dos instancias que no dejan de ser significativas pero que adolecen justamente de lo más trascendente y que es sentar en una misma mesa a los dos    principales involucrados, por un lado, el alcalde y su concejo municipal, y por otro a los representantes de la cadena logística portuaria.

Sobre la base de esta perspectiva podríamos pensar que el período en el cual se desarrolla esta actividad no es el más adecuado, ya que coincide con el proceso eleccionario en donde se definen las nuevas autoridades locales que gobernarán y orientarán por cuatro años más los destinos de la comuna, avizorando desde ya sustanciales cambios en la composición del concejo y, es de esperar, también de su autoridad máxima.

Pese a lo anterior, sería apropiado preguntarse también si esta instancia de diálogo tiene la “venia” del poder central que administra los puertos fiscales de nuestro país, ya que el exacerbado centralismo que domina a  esta actividad estratégica, en donde sólo priman los conceptos de rentabilidad económica y de maximización de  ganancias, por sobre la rentabilidad social y el bien común, tiene la oportunidad de tomar un nuevo rumbo al cabo del proceso constituyente que se nos viene en la agenda nacional, situación que en el Chile actual al no existir la aprobación o  “permiso del papá fisco” difícilmente podemos llegar a buen puerto. Tenemos experiencia y memoria que nos condiciona el optimismo, pues ya hemos visto en reiteradas oportunidades cuando el tema se complejiza, a quienes se desenvuelven en la esfera política asociada al puerto desde Santiago, no les tiembla la mano para realizar los cambios que sean funcionales a sus intereses. 

En conclusión, reafirmamos y comprometemos nuestra disposición al diálogo serio, porque estamos seguros que es la única fórmula para llegar al mejor entendimiento en la búsqueda de una ciudad más justa e integrada con su principal fuente de desarrollo económico. 

Esperamos que durante este quindenio podamos lograrlo, y que en la celebración de los 500 años del encuentro de los dos mundos que se desarrollará en el año 2036, podamos estar viviendo al fin en una ciudad equitativa, sostenible y próspera para todos los porteños y porteñas. Cabe enfatizar, entonces, que el tiempo transcurre de modo veloz, y que probablemente a nadie de los que acudimos hoy al llamado, nos gustaría estar celebrando en esa fecha, una jornada más de un “Valparaíso Dialoga” tratando de buscar una mejor relación ciudad-puerto, principalmente porque la modernización del puerto y su relación con la ciudad no pueden seguir esperando.

Claudio Reyes Stevens

Concejal de Valparaíso

Domingo 31 de enero, de 2021.